jueves, 28 de octubre de 2010 | By: Andrea

Una Mirada Capitulo 3




El resto del día fue naturalmente aburrido, nada extraordinario y las historias del cine de Irene no fueron dignas de mención, algunas bromas pero nada que le interesara a Irene, habían bebido y tomado fotos, se divirtieron un rato antes de caer profundamente dormidos y despertar con dolor de cabeza. Nahia volvió a su casa saludo a su madre y realizo los deberes sin dejar de pensar en Leo

Leonardo caminaba tomado de la mano de Alissa, se sentía extraño con ella y deseo no pensar en Nahia, ya había aceptado que le gustaba, lamentablemente fue luego de haber enamorado a Alissa, la veía como una pequeña y hermosa mujer pero no era ella con quien soñaba.
- Emh, Alissa - Comenzó temeroso pero decidido
- Dime, Amor - respondió suavemente mirándolo con los sentimientos expuestos.
- Yo... Pues... Nada- dijo suspirando y sonriéndole lo mejor que pudo, los sentimientos de Alissa quizá estuvieran confundidos, Leonardo lo deseaba pero dentro de él sabía que ella tenía claro lo que sentía por él.
- Estas pensando en algo, ¿podrías decirme que es?. Hace días que tienes ese gesto - acuso Alissa, conocía a Leo desde hacía un tiempo y solo cuando estuvieron juntos comenzó a hacer ese gesto con los labios. Le atraía mucho Leonardo pero como toda mujer supo que algo no andaba bien, tal vez algo tenía que ver esa amiga de la que todos le hablaban.
- No, no es nada - Leo le sonrió y le dio un tierno beso acallando cualquier protesta de Alissa.- Todo está bien- termino continuando el camino hasta su casa.

"¿Por qué terminas aquí?" se pregunto Nahia, Leonardo siempre llegaba a sus pensamientos sin importar cuánto esfuerzo pusiese en evitarlo. Recordaba una aburrida clase de algebra y aparecía Leo con alguna broma haciendo reír a la clase y hay desaparecía Algebra y aparecía la imagen de Leo, sus ojos azules, sus suaves ondas rubias, su cuerpo alto, sus brazos, sus cálidas manos...
- !No más¡ - grito poniéndose en pie dejando sus cuadernos y bolígrafos sobre el escritorio. Sacudió la cabeza y se lanzo a la cama, se cubrió el rostro con una almohada y dejo que los recuerdos la abarrotaran. Se sentía tan sola y ese vacío no desaparecía nunca.

Recordó como Leo la acompañaba, la apoyaba y la hacía reír con bromas, comentarios y chistes malos. En el aula y durante algunos almuerzos compartían una charla amena que al poco tiempo se le adjuntaron coqueteos suaves, sonrisas seductoras, halagos, obsequios y contactos que no deberían suceder. Tomar de la mano era normal, pero entrelazar los dedos no lo era entre amigos, al menos. Nahia suspiro y giro el rostro mirando hacia la ventana. Se alejaría de él como con tantos otros ya había sucedido. Cada vez que se interesaba por alguien se alejaba, se enamoraba de otra o simplemente se olvidaba de que Nahia existía. Era de noche y como tantas veces antes, se acerco abrió la ventana y contemplo el silencio nocturno, la brisa traía consigo ruidos suaves y amortiguados, olores dulces e indescriptibles pero agradables, cerró los ojos y dejo que la brisa se llevara sus lamentos.
llevara sus lamentos.


-Nahia te estamos esperando aquí abajo - Insistió una vez más Irene con vos irritada.
- Lo siento- Contesto Nahia bajando las escaleras y despidiéndose de su madre - Estaba... –Intento excusarse con un tono falso mientras sonreía traviesa.
-No importa, solo vámonos - Apuro Irene intentando ocultar la sonrisa que asomaba a sus labios al ver a Nahia en la puerta con el teléfono en su oído. Se veía muy linda y la sonrisa que hacía poco había notada la hacía recordar la pequeña que jugaba con ella a las escondidas.
- Como Órdenes - Respondió Nahia frente a Irene imitando un saludo Militar haciéndola reír.
-Deja los juegos, es tarde – Apuro Irene Ocultando su sonrisa.
- La fiesta no se va a ir a ningún lugar y tú estás muy bella – Se burlo y elogio Nahia.
-Lo sé, gracias y tú también - Respondió Irene subiendo al auto Junto a Petter, Nahia se subió tras ellos y pusieron en marcha el auto para llegar lo más pronto posible.

- Bueno Niña, no te vas a....- Comenzó Irene, no quería que su amiga terminara como algunas mujeres que bien conocía.
- Mi madre ya me dio el sermón, puedes ahorrártelo - Interrumpió Nahia Elevando el mentón. - Voy a estar bien, no entiendo tu preocupación - Nahia abrazo a Irene y se alejo de ella con gesto sonriente. Dejaría todo lejos de ella y disfrutaría el momento hacia algún tiempo deseaba algo para distraerse y que mejor que una fiesta en honor a nada en absoluto.

- Woow, Hermosa - Saludo Marta abrasando a Nahia y haciéndola dar una vuelta apreciando el vestido azul sencillo que se ajustaba en los lugares adecuados acentuando el cuerpo de Nahia quien se Sonrojo con el comentario y saludo a sus conocidos cercanos con las mejillas ardientes.
- Gracias - agradeció Nahia entre dientes mirando a Marta y enviando una clara señal de disgusto y vergüenza.
- Vamos - Dijo como única señal Marta, tomo la mano de Nahia y comenzaron a Bailar al son de la música mientras luego de que se recuperara de la sorpresa y riera divertida.
Nahia comenzó a disfrutar de la fiesta como pocas veces había hecho, sentía libertad y aunque dentro sabia que esa felicidad se debía a la enorme tristeza que sentía en su interior, continuo con una enorme sonrisa hasta que el agotamiento la obligo a detenerse, se alejo riendo, pidió una soda y se sentó junto a otros de sus compañeros para descansar un poco.
sábado, 23 de octubre de 2010 | By: Andrea

Una Mirada Capitulo 2

Los días continuaron su rumbo natural y ella olvido poco a poco aquel incidente del chico, los pensamientos eran un círculo sin fin pues no obtendría nunca una respuesta de ello. Simplemente había sido un impulso y quedaría en el olvido, se prometió.
- ¡Nahia!, vamos a cine ¿Te unes?- pregunto Irene con una sonrisa, algo tramaba y Nahia prefirió negarse a descubrir cuál era su plan.
- Lo siento, tengo que hacer algunas cosas en casa. Que lo disfrutes- deseo Nahia despidiéndose de Irene con un beso en la mejilla y caminando rumbo a su hogar donde la esperaba su madre con lo cotidiano, una cena y una pregunta sobre su día.

Irene busco a sus amigos para que llegase juntos al teatro mientras pensaba en lo cambiada que se volvía Nahia, pero eso no le importaba. Ahora era primordial buscar un lugar donde arreglarse, cambiar su ropa por algo más a la moda para sentirse parte de su grupo. Había olvidado lo que era ser ella misma y cometía el error de la mayoría, ser la copia de alguien más.
Luego se colocar su minifalda y su blusa exagerada, un poco de maquillaje y su cabello liso artificial; saludo a todos sus amigos recibió comentarios lascivos de algunos de sus compañeros más inescrupulosos, se sentía bien recibir los halagos para ella y eso era lo que más detestaba Nahia, Irene deseaba llamar la atención a toda costa. Luego de comprar las boletas y algo de golosinas vieron una aburrida película de la que todos salieron riendo, habían jugado y disfrutado de la oscuridad hasta que Seguridad los saco de la sala.
- ¿Qué tal les pareció? – se burlo uno haciendo que los demás volvieran a reír.
- Bueno, ahora ¿qué tal si tomamos algo? – Pregunto maliciosamente el mayor del grupo, beberían hasta perder el conocimiento.

-¿Hola?- Contesto Nahia
-Hola, Nahia ¿te gustaría salir un rato?-
- Irene lo siento creo que debo negarme de nuevo –
- Siempre haces lo mismo – reprocho Irene a Nahia pues en realidad ella nunca salida con Irene. – Vamos a hacer una fiesta dentro de dos noches y no te negaras, van a ir todos tus compañeros – Irene aun no había preguntado pero en la adolescencia “fiesta” hacia que todos salieran de sus casas.
- ¿y que celebraremos? – Pregunto Nahia desconfiando.
- ¡Sí! – Grito sobresaltando a Nahia y haciéndola sonreír agradecida de que nadie la hubiera visto saltar de la cama – ya te incluyes, y bueno aún no tenemos motivo pero el lunes te daré los detalles, Te quiero mucho – termino con voz alegre haciendo que Nahia sonriera con nostalgia había pocas veces que la escuchaba como era antes.
- Yo también – respondió y cortó la línea.
Esperaba que fuese una buena idea, hacía tiempo no se divertía y ese parecía un buen momento olvidar a ciertas personas le haría mucho bien.

El lunes de la siguiente semana Nahia comenzó su día y sin poder evitar busco a Leonardo con la mirada “!déjalo ya¡” se reprendió a sí misma. Se ubicó en su lugar y presto atención a la clase como hacia algunos días no hacía. Leo se cruzaba en su mente y la hacía fantasear con historias que no serían jamás realidad.
- Hola, Linda- murmuraron en su oído con cariño.
- Hola – respondió ella intentando colocar una máscara en su rostro, así Leo no notaria que sus palabras la hacían sonreír, quizá sus ojos la delataran pero lo negaría.
- ¿Cómo estuvo tu fin de semana? – Preguntó sentándose frente a ella, la miraba haciéndola pensar que era la única que tenía su atención. Nahia rió amargamente y desvió la mirada.
- Sin acontecimientos de importancia – respondió.
- Mmm- Leo busco la mano de Nahia y comenzó a acariciarla hasta que su resistencia se diluyo y terminaron entrelazando sus dedos, el calor comenzó a fluir y su barrera de derrumbo fácilmente – Gracias – susurro Leo riendo y mirándola de nuevo con sentimientos que no podrían definir ellos mismos. Nahia suspiro y negó con la cabeza mientras alejaba su mano y sentía un suave cosquilleo donde antes había estado la mano de él.
- ¿Cómo vas con Alissa? – preguntó cortando el momento especial. Leonardo tenía su novia, a quien no quería. Estaba “confundido” y Nahia estaba asegurando que su confusión se debía a que le gustaba alguien más, alguien que también comenzaba a sentir algo más por él.
- No lo sé, ya sabes creo que no funciona – respondió Leo bajando la cabeza y buscando de nuevo la mano de Nahia mientras ella evitaba el contacto. – hoy pensaba hablar con ella -
- Si piensa que es lo mejor, hazlo – animó Nahia incorporándose para buscar a alguien para alejarse.
- ¡Nahia! Al fin te encuentro… – la agitada respiración de Lorena detuvo sus palabras, recupero un poco el aliento y continúo- Mira, feliz cumpleaños – le tendió una chocolatina, Nahia la tomo y abrazo con fuerza a Lorena; pocos se habían acordado y en verdad no le parecía importante, pero ver esas muestras tan pequeñas de cariño la hacían sentir feliz.
- Gracias, amo el chocolate así que no durará mucho – Agradeció Nahia dando un beso en la mejilla y dejándola alejarse.
- Te debo un regalo – Murmuro Leo acariciando en las espalda baja a Nahia quien se alejo y le resto importancia con un gesto.
- No te molestes – Le sonrió amable y con un suave movimiento de la cabeza a modo de despedida se alejo en busca de Irene, quizá la distrajera con alguna interesante historia de la tarde anterior en el cine.
lunes, 18 de octubre de 2010 | By: Andrea

Una mirada Capitulo 1


Nahia caminaba junto a Irene, su charla sobre sus amores era un poco aburridora pero en amigas y por más aburrida que fuese la charla Nahia dejaría que terminara de contar para cambiar sutilmente el tema. El quid de la cuestion era prestar la suficiente atención para hacer el cambio.
-...Manuel decía que... y luego me dijo que le gustaba pero.... ah y en el almuezo me contaron que lo vieron con la novia y...- prestaba atención a pequeñas palabras uniendolas con la historia que bien conocia; Manuel queria un jego con ella y por más que Nahia se lo recalcase ella no entendia.
Caminaban siguiendo el camino que continuamente tomaban para llegar a su casa; Nahia Miraba alrededor prestando atención a su amiga y las personas que pasaban a su lado. Algunos rostros familiares pues era el camino que siempre recorríamos y era costumbre sonreír cortésmente a los vendedores y demás personas.- Pero es que no sé qué hacer, todos saben que nos gustamos pero…-
-Sí, lo sé pero recuerda que tiene novia. No me gustaría verte por ahí. – Interrumpió su frase dando su opinión por milésima vez, sabía que no la escucharía pero era una manera sutil en que cortaba el tema. – y como te fue con _Otto_, tu maestro favorito – pregunto con sarcasmo.
- Mal, me tiene “entre ojos” yo no estaba haciendo nada y me coloco mala nota y un trabajo… - Ahora el estudio, varias veces se lo merecía pero prefería escuchar sobre sus materias que sus amores. Pasaban varias bicicletas sin prestar mucha atención pero por alguna razón levanto la mirada cruzándola con un muchacho dejándola sin aliento con un extraño sentimiento en su pecho.
Tenía ojos verdes muy claros, no se distinguía muy bien el tono de su cabello pues lo tenía cubierto, su mandíbula estaba perfectamente marcada y estaba pálido, sus cejas unidad en claro desagrado. Nahia se sintió incomoda y aún que era algo extraño sintió algo de Dolor, desvió la mirada en segundos pero antes de perderlo de vista completamente giro su cabeza para verlo por última vez y noto que los hermosos ojos verdes miraban en su dirección.
- ¡Espera! – Grito Deteniéndolo y sorprendiendo a su amiga quien le estaba hablando. Se acercó a él rápidamente y lo miro directamente a los ojos sintiendo dolor, furia, sorpresa y molestia. No entendía que había y estaba, haciendo por lo que se sonrojo y bajo la cabeza. – Emh Yo, lo siento te confundí – contesto torpemente, Irene apretó su brazo en una suave y silenciosa pregunta. Levanto la cabeza mirando por última vez esos ojos y cualquier vestigio de vergüenza desapareció, se quedo muda y paralizada sintiendo como en su pecho comenzaba a crecer una fuerte presión. Sacudió su cabeza y parpadeo rápidamente – Lo siento- se disculpo de nuevo caminando para alejarse de él; sin poder evitarlo susurro:- Todo Problema tiene solución solo necesitas encontrarla – cuando paso junto a él, una pequeña ráfaga de aire acaricio su rostro haciendo que ella levantara la mirada una vez más y vio la sorpresa claramente en el reflejo de los ojos de aquel extraño. Asintió casi imperceptiblemente y sonrió apenas un poco antes de continuar el camino con su amiga que pregunto mil veces quien era y a que debía semejante “valentía” de parte de ella que era tan tímida hacia cada hombre que conocía.
Nahia no le respondía con nada pues no sabía que decir, había hecho todo eso gracias a los impulsos que sintió y que no logro detener. No lo expreso pero logro evitar el tema con evasivas rápidas y empujones amistosos recordando algún chico del que ella quisiera hablar. Fácilmente Nahia confundió a Irene y cuando ella logro recordar el tema estaban en su casa y se despidieron. Olvidaría el tema pero Nahia no lo haría tan fácilmente.
________________________________________
Espero ke les haya gustado ^.^ es corto pero espero logre captar su atención pronto el 2° cap
Un beso y Espero sus Opiniones :D
Andrea
domingo, 17 de octubre de 2010 | By: Andrea

Hola De nuevo!

Bueno como lo prometido es deuda dentro de un rato (a mas tardar mañana)publicare el primer capi de: "Una Mirada", se ke esperaban alguna de las historias de las que con anterioridad pero no fue posible recuperarlas u.u.
Espero les guste lo que he pensado y la forma en que esta narrado ^.^
La tardanza fue en parte por que, gracias a mi cumple ^.^, me regalaron el compu (ya no tendre mas restricciones de tiempo ^_^) debo re-organizar mi cuarto.

Un besote a Tod@s

Andrea ^.^
"…Dicen que cuando la distancia nos separa el corazón nos une. Pero, a veces, necesitas un mimo, una caricia, un abrazo... algo.

Sigo sin saber nada de él. Pasan los días y nada. Hoy más que nunca lo necesito a mí lado, pero no está ahí. He llorado mares de lágrimas, me siento sola. Necesitaba saber que el corazón nos sigue uniendo pero cada vez más se impone la distancia. Quizás tenga que ser más racional, pensar con la cabeza y no con el corazón…
"


Amigos

Amigos
By: Angy's Spot Muchas Gracais por Cada Premio que me has otorgado :D

...Un Amor Sorpresivo...

...Un Amor Sorpresivo...
...Un Amor Sorpresivo...